• Vandent

Fobia Dental


El miedo al dentista es una realidad en la vida actual, la gran parte de las personas que acuden al profesional lo hacen nerviosas y con un estado bajo de ánimo. Esto se debe la mayoría de las veces a experiencias traumáticas, es decir, doloroso, en el sillón dental. En otras ocasiones es por “la mala fama” que tiene el dentista. Esto se puede observar claramente cuando le dices a un amigo que vas al dentista, se compadecen de ti diciendo “pobre, ojala no sea nada”, y eso no sucede cuando vas a otro médico. De esta forma lo que realizamos es trasmitir a otro, de cierta forma, nuestra mala experiencia.

Se debe hacer una diferenciación entre fobia o ansiedad dental.

La ansiedad dental consiste en una respuesta de activación del sujeto ante cualquier objeto o situación odontológica. Es trabajo del dentista tener en cuenta el nivel de ansiedad del paciente, ya que puede provocar gran incomodidad física o psicológica de resolución difícil.

La frecuencia de la ansiedad dental entre la población normal, puede llegar hasta un 6% en niveles moderados.

La fobia dental es un temor irracional, excesivo y persistente, reconocido como tal por el propio sujeto,.ante cualquier objeto, actividad o situación odontológica, que implica deseos imperiosos de evitar o escapar de las situaciones dentales.

Según el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-IV), el criterio siguiente aplica a la fobia específica y por extensión a la fobia dental:

  • Un miedo marcado y persistente del objeto o situación específicas que es excesivo e irracional.

  • Una ansiedad inmediata como respuesta a la exposición del estímulo temido, que puede llegar a tomar la forma de un ataque de pánico.

  • Reconocimiento de que el miedo es excesivo o irracional.

  • Evitar la situación productora de ansiedad.

  • La fobia interfiere con el funcionamiento normal o causa marcado estrés.

Es normal la ansiedad ante una extracción dental en unos niveles bajos o moderados, y que no impidan la actuación del odontólogo.

No es considerada normal cuando la ansiedad es tan intensa en el sujeto que provoca un trastorno o bien cuando el sujeto impide o evita toda situación dental.

En cuanto al tratamiento, tanto la ansiedad como la fobia dental tienen tratamiento, en general con buenos resultados. Existen programas de ayuda a los dentofóbicos a través de técnicas de relajación, control de la respiración, etc. En tanto, los tratamientos psicofarmacologicos como cualquier tratamiento cognitivo conductual debe evaluarse de forma individual.

El dentista debe tener en cuenta el nivel de ansiedad del paciente para evitar incomodidades físicas y psicológicas.


16 vistas
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

© 2020 Clínica Vandent

CNO_logo_color_alta.jpg